Alimentos con zinc encontrados en productos del mar

Cuando hacemos referencia a la alimentación, uno de los minerales más importantes que ella nos provee es el zinc y que juega un papel importante en el correcto funcionamiento de nuestro organismo, por lo que se hace necesario que todas las personas lo incluyan de forma diaria en la dieta, pues es importante en los procesos vitales del cuerpo, especialmente en los huesos, los músculos y los tejidos pigmentados del ojo. Tener un consumo muy bajo de las fuentes recomendadas con zinc, puede conllevar a algunos efectos negativos en el organismo. Los expertos recomiendan un consumo diario entre 2 y 10 mg, dependiendo del estado de salud y la edad de la persona. Algunos de los alimentos con zinc y que son recomendados están los extraídos del mar, ya que son ricos en este mineral, así como los lácteos, carnes y otros.

Los ecosistemas marinos pueden presentarnos una gran variedad de alimentos que benefician nuestro organismo, lo que debemos asegurar es el origen de los mismos y las cadenas de producción a la que están  sometidos antes de llegar a nuestra mesa. Las ostras por ejemplo, son de los alimentos que más contienen zinc, pudiendo aportar hasta un 85% de la dosis recomendada diariamente. La mayor parte de este mineral ingerido es absorbido por el intestino delgado, transportado a gran velocidad desde el yeyuno hasta el hígado por la circulación portal. Debemos recordar que al aumentar los niveles de zinc, tendremos un proceso de absorción más lento por ser un proceso saturable.

Para mantener el organismo funcionando de la mejor manera y haciéndonos sentir bien durante todo el día, es conveniente mantener los niveles estables, beneficiando las diferentes funciones y tejidos. Durante la década de los 60 se realizaron varias investigaciones que comprobaron muchas de los beneficios que tenía el zinc, y se determinó que la ingesta diaria de este elemento ayudaría a curar la anemia y mejorar la absorción de hierro. También se pudo determinar que es necesario para el desarrollo de linfocitos  T, unos glóbulos blancos que inhiben la acción de bacterias y virus causantes de infecciones.

Otras de las funciones que se le atribuyen al zinc, son la reducción del acné gracias al control de la actividad de las glándulas sebáceas, mantiene la salud de la glándula prostática y el desarrollo de los órganos reproductivos, contribuye con la síntesis de proteínas, ayuda a controlar los niveles de estrés y ansiedad. Además se relaciona a la cicatrización de las heridas, así como a un aumento en la respuesta inmunológica del cuerpo y la producción de anticuerpos, de la formación de los huesos, la protección de la salud del hígado, entre otros.

Para quienes desean incluir este elemento en su dieta, lo más recomendables son los alimentos con alto contenido del mismo, y aunque en el mercado actual se encuentran suplementos de zinc, siempre será más recomendado ingerirlo directamente de los alimentos ya que así se pueden obtener otros beneficios y nutrientes. Si el alimento es de origen animal, tendrá una mayor absorción que la de los productos vegetales. Hay muchas opciones disponibles actualmente, por lo que no tendrás problemas al incorporarlo a tus comidas.