Efectos del aceite de oliva en la ecología marina

Con el nivel de popularidad que tiene hoy el aceite de oliva, resulta extraño saber que todavía hay personas que por desconocimiento tiran el aceite por el fregadero cuando ya no se puede utilizar más. Esto es nocivo para el medio ambiente, sobre todo para la vida marina, tanto la animal como los crustáceos, moluscos y otros que habitan allí y la vegetal como las algas. Muchas personas no tienen claro cómo ésta simple práctica puede afectar, pero se pueden emplear medidas para evitar deshacerse del aceite de forma perjudicial para el ambiente y por ende para los seres humanos.

A todos nos han enseñado desde pequeños que el agua y aceite no se mezclan. El aceite es más denso que el agua, por lo cual forma una película por encima de ella, pues esto mismo sucede cuando desechamos el aceite en el sistema de desagüe de nuestro hogar. Muchas veces las aguas no son tratadas o no con los procesos adecuados, por lo que terminan en otros cauces naturales como ríos y hasta en el mismo océano. En todos los casos donde se presente aceite en el agua, éste no permite que el agua se oxigene, evitando que el sol pase a través de ella hacia los ecosistemas que se desarrollan en el mar. Sin importar qué tipo de aceite biertas por los desagües, todos tienen consecuencias graves para el ambiente, según reseña oliveoilsfromspain.org.

Cada vez que se vierte aceite en el mar, los océanos experimentan las consecuencias como si se tratara de un derrame de petróleo; siendo ello, una de las causas principales de las afecciones en los ecosistemas marinos. No sólo son aceites de cocina los que se derraman, también podemos encontrar otros hidrocarburos dejados por embarcaciones y estos aceites derramados por las industrias de explotación petrolera son los principales contaminantes, dificultando todas las actividades que se realizan a partir del mar, como por ejemplo la explotación pesquera. Estando conscientes de los efectos negativos con relación al aceite y el agua vertidos al mar, podemos de esta forma evaluar algunas sugerencias que nos permitan reducir su impacto negativo en el ecosistema marino.

Primeramente, debemos controlar el consumo del aceite; si bien es un buen alimento y tiene numerosas propiedades, abusar de él da pié a muchas afecciones en el organismo, sin contar que estaremos consumiendo y desechando grandes cantidades de aceite que afectan al ambiente. Lo puedes utilizar en las ensaladas, salsas y demás preparaciones en las que se incluye este ingrediente, lo que sí debemos es reducir el consumo de frituras y enlatados a base de aceite, ya que generalmente termina siendo desechado por el desagüe directo al mar o a los ríos.

Cuando queramos deshacernos del aceite utilizado, es recomendable almacenar todo el aceite en un recipiente para botarlo o desecharlo sin causar daños, o puede ser aprovechado por las empresas e industrias que utilizan este aceite como materia prima, como por ejemplo para la fabricación de biodiesel. Tú también puedes participar en el proceso de reciclaje con nuevas opciones disponibles, como hacer jabones más saludables a partir de éste aceite, el cual es biodegradable y no ocasiona problemas en nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *