La importancia de proteger la piel del sol

La piel es el órgano más grande  del cuerpo, funciona como nuestra principal protección y es necesario devolverle todo aquello que nos ha dado. Cuando vamos a la playa, piscina o cualquier lugar donde nos exponemos al inclemente sol durante varias horas, acostumbramos a preocuparnos por usar diversos tratamientos solares, sin embargo, lo ideal es que estos cuidados sean empleados durante todo el año, sobre todo en época de invierno cuando el sol no se encuentra a la vista, debido a que la incidencia de los rayos UV es constante a pesar de que el cielo se encuentre lleno de nubes.

Para ayudar en esto muchas bases de maquillaje, serums o cremas hidratantes ya poseen factores de protección en su composición, de esta manera no te va a resultar nada complicado mantenerte protegido de los efectos del sol, debido a que gracias a tus rutinas de belleza diarias vas a poder cuidar tu piel del nocivo efecto de los rayos UV, se necesita de un factor de protección como mínimo de 30 al cuidar la piel a diario, además de ello el producto debe proteger tanto de los rayos UVB y UVA.

Los rayos UVA son aquellos que inciden en las capas más profundas de la dermis, por ende son más intensos que los UVB, convirtiéndose entonces en la causa principal de aparición de quemaduras. Al mantener una protección constante durante todo el año, tendrás la oportunidad de prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, sobre todo en los signos observados en el rostro, a su vez podrás evitar la aparición de manchas y pecas.

Los rayos solares son capaces de dañar las células de la piel, con el paso del tiempo terminan provocando la aparición de melanomas o generar cáncer de piel, por lo que es mejor evitar un daño mayor cuando el remedio es sencillo. Progresivamente el daño generado por los rayos solares se van acumulando en la piel, estos cambios son irreversibles, de ello la importancia de protegerla durante todo el año y no solo en las épocas vacacionales o cuando vayas a tomar el sol, debido a que a pesar de que no lo parezca la incidencia es permanente, incluyendo los días nublados.

Cuidar la piel del sol es más que sencillo, sin embargo, se deben seguir de la manera adecuada, para ello puedes seguir estos consejos:

  1. Evitar exponerse al sol sobre todo en aquellas horas centrales del día, pues los rayos UVA son mucho más fuertes en esas horas, esta condición es más importante en los más pequeños de la casa.
  2. Es importante saber elegir el factor de protección correcto para la piel, y aplicar crema cuando vamos a estar expuestos a los rayos del sol es crucial, pero se tiene que escoger aquellas que sea más adecuada para nuestro tipo de piel y a la intensidad de los rayos solares, una vez que comienza el verano debes recordar utilizar factores elevados con filtros capaces de bloquear los rayos UVA.
  3. No se debe pasar demasiado tiempo expuestos al sol, la cantidad de horas que protege la crema puede calcularse fácilmente multiplicando el tiempo de protección natural por el factor de la crema, es decir, una piel clara se protege de forma natural por unos 10 minutos, por ejemplo: si se aplica crema de factor 15 la protección dura unos 150 minutos. Es importante aplicar el protector una media hora antes de tomar el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *